jueves, 1 de abril de 2010

La leyenda de Igua y Porá Sí

Para Iguá, joven guerrero de una tribu guaraní, la selva y el monte no tenían secretos. Conocía sus peligros y no les temía. Con el corazón repleto de aventuras, se internaba más y más en la espesura, deseoso de explorar lo desconocido.
Un día, su espíritu aventurero lo llevó hasta muy lejos de su tribu. Ahí, cerca de la ribera de un caudaloso río que no había visto antes, conoció a Porá-Sí, una hermosa y dulce joven. La belleza de la muchacha lo hechizó de tal forma que desde ese día, Iguá, transitó aquel camino que lo llevaba junto a ella. Así fue que se enteró de que Porá-sí era hija de un cacique y que éste jamás consentiría en la unión de los jóvenes, ya que deseaba casarla con uno de sus mejores guerreros. A pesar de eso, los muchachos, muy enamorados, no dejaron de verse un solo día y a toda hora.
Pasó el tiempo, v una tarde Iguá encontró a Porá - Sí llorando desesperada: su padre había decidido que, para la próxima luna llena, se casara con el guerrero elegido. Entonces planearon huir juntos del lugar... ¿Pero hacía donde?
Iguá sabía muy bien que llevar a Porá ­Sí a su tribu pondría en peligro a su gente, porque el padre no la perdería sin luchar. Internarse en la selva no era cosa que él temiera, pero su amada tal vez no soportaría los pesados días de marcha. Solo quedaba tratar de cruzar el caudaloso río que se extendía frente a ellos, y tomados de la mano se pusieron a buscar el lugar de menos correntada y peligro.
De pronto, escucharon gritos a sus espaldas. Habían sido descubiertos y los guerreros se acercaban hasta rodearlos.
Desesperado, lguá, temiendo por la vida de Porá-Si, la subió a un grueso tronco que estaba en la orilla y lo arrastró con todas sus fuerzas hasta el centro del rio. Ya las primeras flechas empezaban a caer junto a ellos. Muy pronto, Iguá perdió pie y el tronco comenzó a tambalearse de un lado a otro, arrastrado por la corriente. Una lluvia de flechas caía sobre ellos. El joven buscó la mirada de Porá -Sí y encontró la respuesta a su pregunta: “Mejor morir juntos que vivir separados”.
Por suerte, Tupa estaba observando y, compadecido de los jóvenes, guió el tronco con mano firme sobre el turbulento rio y formó grandes barrancos por los que el agua caía a torrentes cortando el paso de los guerreros, que no se atrevieron a seguir adelante.
Cuando Iguá y Porá-Sí llegaron a la otra orilla, vieron que detrás de ellos se habían formado enormes cataratas por donde era imposible pasar. Entonces se arrodillaron y agradecieron a Tupa por haberlos salvado.


Martínez, Paulina; Eva Rey y Pirucha Romero, “Iguá y Porá-Sí” en Leyendas argentinas, "Colección Leyendas", Buenos Aires, Sigmar,1994

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...